El Buen nombre

El Buen nombre Pstor B. López-Maza
  • El buen nombre tiene más valor que las muchas riquezas.

Proverbios 22:1 “De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, Y la buena fama más que la plata y el oro.”

¿De qué forma las personas nos ubican? ¿Cuando alguien piensa en nosotros: en qué piensan o qué es lo primero que tienen en su mente? Hay personas que cuando se piensa en ellas, provocan estrés.

Quizás hemos relacionado “el buen nombre”, con alguien que es rico. Muchas personas se convierten en ricas, no importando que su nombre sea muy mal visto. Sin embargo, debemos comprender que no todo el que tiene riquezas, tiene un mal nombre.

En la cultura judía pasa algo muy interesante: dentro de su mezquita, cuidan mucho su nombre. Los judíos son especialistas en hacer riquezas; ellos representan el 1% de población mundial, pero casi el 100% de ese 1% son ricos. Ellos cuidan mucho su nombre porque tienen en mente que alguien de esa congregación, va a prosperar y no quieren ser mal vistos por esa persona.

¿Qué piensan las personas de nosotros? Que somos honrados o deshonestos; que somos avaros o generosos; que somos íntegros o inmorales.

La buena fama a la que hace referencia este versículo, no es “ser famoso”; sino que se refiere a ese buen nombre que podemos tener. Cría fama y échate a dormir, es un refrán que nos enseña a que todo aquello que nosotros hemos construido, habla de quiénes somos.

Aunque existan personas que hablen más de nosotros, esto no tendrá importancia, mientras nuestra conciencia esté verdaderamente limpia.

  • Jesús crecía en sabiduría y en estatura para mostrar a los hombres la Gracia de Dios.

Lucas 2:52 “Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.”

El nombre es la llave que nos abre o nos cierra puertas. Si algo nos da acceso a un mayor crecimiento, a un lugar donde quizás no pueden entrar todos o un lugar de confianza: es la imagen que tienen de nosotros; y esto funciona inclusive para conseguir un empleo.

El buen nombre es la llave más poderosa que vamos a tener para acceder a nuevos niveles de crecimiento, en todas las áreas de nuestra vida.

  • Pablo tomó a Timoteo por discípulo debido a su buen testimonio

Hechos 16:1-5 “Después llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego;

y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio. Quiso Pablo que éste fuese con él; y tomándole, le circuncidó por causa de los judíos que había en aquellos lugares; porque todos sabían que su padre era griego.

Y al pasar por las ciudades, les entregaban las ordenanzas que habían acordado los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que las guardasen. Así que las iglesias eran confirmadas en la fe, y aumentaban en número cada día.”

En la cultura judía, la madre es muy instruida, por lo cual se encarga de la formación del niño. ¿Por qué Pablo tomó a Timoteo por discípulo? Por el buen testimonio que él tenía.

Hay algunos versículos donde Pablo le dice a Timoteo: “se me facilitó enseñarte porque te habían educado muy bien”.

  • El buen testimonio es muy importante para que se nos confíe una tarea.

Hechos 6:3-7 “Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.

Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos.

Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.”

Aquí se estaba presentando un problema: las viudas estaban descuidadas. Por tal razón, los apóstoles tuvieron que buscar a quiénes encargar esta tarea, para que ellos pudieran seguir ocupándose de la oración y de la palabra. En este versículo se nos revela un gran secreto: aquella persona que es depositaria de un buen nombre, inevitablemente multiplicará lo que se le asigna.

¿Qué está sucediendo con las cosas que El Señor nos ha confiado? ¿Qué sucede cuando Dios coloca algo en nuestras manos? ¿Qué es lo que acontece cuando Dios nos asigna algo?

“La buena administración no consiste en recibir mucho para hacer mucho; sino en recibir poco pero hacerlo mucho”. 

La multiplicación tiene que ver, con el hecho de que nosotros entendamos que a través de nuestro buen nombre, existe la capacidad de multiplicar; porque a nadie se le multiplica algo si actúa mal.

El llamado de los Hijos de Dios no consiste en enterrar los dones o los talentos, sino en multiplicarlos: esta es parte de la naturaleza que Dios nos dio.

Una de las cosas que las personas deberían pensar de nosotros es: esta persona multiplica lo que se le asigna. 

En la cultura judía, las personas ya saben que van a ser herederos; por tal razón, ellos se preparan para generar su propia riqueza, pero cuando reciban la herencia, ésta se multiplique.

  • Jesús sabía que su nombre revelaba algo más grande.

Juan 14:9 “Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?”

Jesús comprendía que a través de su nombre, tenía la capacidad de revelar al Padre. Es decir, Él no solamente tomó su nombre como algo bonito, sino que a través de su nombre podía revelar algo más grande. Jesús estaba enseñándole a Felipe que a través de su nombre, podía revelar a Cristo.

Asimismo, sucede con nosotros. Quizás no necesitamos de estar recitando versículos en todos los lugares donde nos encontremos, pero a través de la amabilidad, el respeto, el amor, del orden y la disciplina, las personas notarán eso mayor que podemos revelar. A través de nuestro nombre nosotros revelamos a Cristo. Por ello es tan importante cuidar el buen nombre. Debemos comprender que quizá en ocasiones, la única manera que alguien va a tener de conocer a Cristo, es a través de nosotros: por ello Él decidió hacernos sus templos, para poder habitar en cada uno de nosotros.

Somos cartas abiertas, que todos pueden leer (todos pueden ver a través de nosotros a Cristo) y es importante notar que estas cartas no son escritas con tinta, sino con el mismo poder del Espíritu Santo.

“Nuestro nombre tiene la capacidad de revelar el misterio más grande del mundo”.

Hay lugares que se van a habilitar solamente para aquellos que han entendido y dimensionado, que a través de su nombre revelan el misterio más grande de esta tierra, y por esa razón el Propósito Eterno va a financiar el crecimiento de nuestras vidas, para traer también aumento y crecimiento al Reino.

La credibilidad que debemos tener no se construye de la noche a la mañana. A Pablo le costó casi 15 años, borrar de la memoria de las personas, que él era un asesino.

Resultado de que Pablo había elegido a un buen hombre, también hay un resultado en las Iglesias: eran confirmadas en la Fe y aumentaban en número cada día. La elección que Pablo realizó provocó que las Iglesias trascendieran.

  • Pablo tuvo la revelación de Cristo para darlo a conocer a los gentiles.

Gálatas 1:13-16 “Porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba; 14 y en el judaísmo aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres.

15 Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, 16 revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre,”

Pablo asolaba la Iglesia de Dios. Pero él reconoce que por la Gracia, Dios reveló a su Hijo en él, para que entonces él pudiera predicar entre los gentiles. Pablo sabía que debía construir credibilidad para cumplir con esta tarea.

Sin importar cual haya sido nuestro contexto, o cual haya sido el resultado de nuestras decisiones pasadas; pero desde que El Señor nos constituyó en nuevas criaturas, nos hizo nuevos y nos dio otro nombre, de tal manera, que a través de nuestro nombre se pueda revelar lo más profundo y grande de esta tierra.

  • El buen nombre conlleva una vida intachable.

Salmo 15:1-5 “¿Quién, Señor, puede habitar en tu santuario? ¿Quién puede vivir en tu santo monte?

Solo el de conducta intachable, que practica la justicia y de corazón dice la verdad;
3 que no calumnia con la lengua, que no le hace mal a su prójimo ni le acarrea desgracias a su vecino;
4 que desprecia al que Dios reprueba, pero honra al que teme al Señor; que cumple lo prometido aunque        salga perjudicado; 
que presta dinero sin ánimo de lucro, y no acepta sobornos que afecten al inocente. El que así actúa no caerá jamás.

Nosotros recibimos la justificación eterna a través del Hijo de Dios y de su Espíritu Santo. Cuando su amor trasciende hasta lo más profundo de nuestro ser, se convierte en inevitable querer cuidar lo que le pertenece a Él.

“El buen nombre revela el nombre que es sobre todo nombre: Cristo”. 

58 total views, 1 views today