El Poder de la Iglesia

El Poder de la Iglesia Pastor B. López-Maza Casa de Fe Guatemala
  • Abraham recibió la bendición que activó las promesas.

Hebreos 7:1-7,11,12,15,23   1 “Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín. Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham. Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas. Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor.

11 Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón?

12 Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley;

15 Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto,

23 Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar;”

En la actitud que Abraham tuvo de ofrendar, recibió la bendición que activó las promesas que habían sido dadas a su vida; el menor delante de Melquisedec era Abraham, por ello se cumple lo que leímos en el versículo “el menor es bendecido por el mayor”.

La ley era la que establecía a los del linaje de Aaron, a los levitas; sin embargo, en estos versículos encontramos que era necesario cambiar el sacerdocio; en otras palabras, cuando los sacerdotes reinaban en ese tiempo (los levitas) era porque la ley se los permitía. La nueva genealogía de sacerdotes ya no iba a caer solamente sobre los levitas, sino sobre todos aquellos que son descendientes del linaje del nuevo sacerdocio, que es el Hijo de Dios, figura de Cristo: Melquisedec. Aquí sucedió algo poderoso, la genealogía comenzó a ser cambiada para siempre; la genética sacerdotal comenzó a ser mudada; la identidad de los constructores del ministerio y de la Iglesia empezó a ser mudada para siempre. 

“Todos nosotros que estábamos descalificados para ser sacerdotes, ahora entramos en una nueva generación que debido a la alteración del juramento, del linaje y de la genética, podemos acceder a construir la poderosa Iglesia del Señor.”

 521 total views,  4 views today