Discipulado

Etapa Permanente | Es la base central del Proceso de Crecimiento

El Discipulado es un proceso de formación en nuestra vida de manera permanente. Creemos en el modelo que Jesús nos dejó acerca de convocar a las personas y transformarlos en discípulos de Dios. Tenemos diferentes ubicaciones donde realizamos una reunión semanal donde impartimos enseñanzas con principios Bíblicos para la formación de la Vida en Cristo, su Cultura, su Mente y su Carácter para desarrollar discípulos comprometidos en su transformación para posteriormente trasladar toda esa formación a un discípulo más.

Sin embargo, cuando vemos la vida que Jesús nos modelo notamos que la formación y preparación que dio a sus discípulos Jesús lo hizo no sólo a través de los milagros, señales y enseñanzas de vida que realizo, sino que Él dispuso su propia vida para transformar la vida de muchas personas, puso su vida en total servicio a las personas que lo rodeaban.

Es por ello que el discipulado no es únicamente una reunión a cada cierto tiempo, sino es “un estilo de vida” por tal razón nuestras Casas de Reino conforman redes según las ubicaciones, tenemos Mentores asignados a cada discípulo para velar por su crecimiento integral, es decir, cuando un discípulo nuevo inicia nuestro Proceso de Crecimiento en Casa de Fe se le incorpora a un discipulado donde tendrá por ejemplo, a Mentores con asignación Pastoral, Profética incluyendo a Maestros y diferentes Líderes de Reino con diversos dones que asumen un rol de cuidado, fortalecimiento, adestramiento, preparación, dirección y formación integral permanente según la red que ellos tengan a cargo conformadas por las diferentes Casa de Reino.

Es así como el “Discipulado” es la base principal de todo nuestro Proceso de Crecimiento, pues es un desarrollo y formación de la vida de las personas de manera permanente. Como ya lo decíamos anteriormente realizamos una reunión semanal según los días que tenga asignado cada Casa de Reino buscamos la formación uno a uno en cada discípulo de manera permanente, es decir, velamos por el crecimiento de los discípulos todo el tiempo, para que el día de mañana sean los próximos Maestros, Pastores, Profetas y demás asignaciones que puedan discipular a los próximos discípulos basados en un Liderazgo de Reino.

Somos una Casa Ministerial que forma y adiestra a “Lideres de Reino” según la asignación y don que Dios asigno a cada uno, para el fortalecimiento y la formación de su Cuerpo para la expresión de la Gloria de Dios, dando a conocer la supremacía de Dios sirviendo en cada lugar y sitio en el que fuimos ubicados estratégicamente en esta tierra. En Casa de Fe estamos comprometidos en la transformación de los discípulos.

Existen grandes hombres y mujeres con un gran llamado, pero pocos con el carácter formado que pueda sostener ese gran llamado y el discipulado permanente de Casa de Fe es el proceso que nos ayuda a ser formados en el Carácter de Cristo, para posteriormente formar a alguien más. Es decir, en el proceso del discipulado somos edificados, transformados y fortalecidos para poder trasformar.

“El ser fortalecido en el conocimiento de Dios viene como consecuencia de experimentar la revelación de Cristo”. – Pastor B. López-Maza

Quinta fase | Escuela A. A.

37 total views, 3 views today