Una Vida en Fortaleza

  • La vida de Jesús

Jesús se hizo manifiesto en un tiempo cultural adverso, en crisis, gobernando por los maestros de la ley y la religión. Sin embargo, en medio de este escenario Jesús mostró que no estaba sujeto a las condiciones temporales, sino a lo eterno.

Fue tal el impacto de Jesús, que logró el establecimiento del Reino y una reforma cultural; incluso llego a manifestar lo que hoy nosotros conocemos como la Iglesia. Cristo mismo en esta tierra manifestó una mentalidad de Propósito.

No son las situaciones las que deben decirnos cómo, cuándo y dónde. Es más, si algo debemos dejar de preguntarnos en este tiempo es el cómo, porque muchas veces por preguntarnos esto llenamos nuestros pensamientos de dudas e inquietudes. Somos hijos y todo lo que es nacido de Dios es un vencedor.

Juan 5:39 “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;”

Los fariseos eran conocedores de la ley, pero no eran conocedores de Cristo por falta de entendimiento y porque no discernían el tiempo.

Nosotros como hijos de Dios debemos aprender también a discernir el tiempo; porque estamos viviendo en el tiempo en donde Cristo mismo ha sido manifestado y revelado a nuestros corazones y pensamientos; fuimos engendrados y sumergidos en su Espíritu, el cual nos hace portadores de una nueva mentalidad y cultura.

«Los grandes acontecimientos también generan grandes manifestaciones y expresiones de Dios a lo largo del tiempo. La forma en la que Dios se está manifestando en este tiempo es a través de los hijos de Dios que avanzan en entendimiento y revelación.»

Hay una oportunidad en este tiempo de sembrar en los corazones de las personas esta palabra poderosa. Todo lo que lamentablemente en este tiempo se escucha son malas noticias. Pero este este es un tiempo de acondicionamiento, posicionamiento y de orden. Es tiempo de evaluarnos pero también de avanzar.

1 Pedro 5:10 “Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.”

Este es el tiempo en el que nosotros estamos: Cristo mismo va a afirmarnos, perfeccionarnos, fortalecernos y establecernos. Si algo va a suceder en este tiempo, es que nuestra vida será reconducida a la razón real y verdadera de nuestra existencia; incluso aquellas personas alejadas del Reino y del Propósito El Señor las va a volver a conectar a su diseño y a la razón de su existencia.

 607 total views,  2 views today